miércoles 30 de noviembre, 2022
  • 8 am

El colectivo de ollas y merenderos cumplió dos años y reafirman voluntad de seguir trabajando

Por Andrés Torterola.
En la jornada de ayer el colectivo de ollas y merenderos de Salto cumplió dos años de existencia, en diálogo con CAMBIO la referente de la institución Rosalía Rodríguez, indicó que la ciudadanía debe tener claro que ellos no cocinan porque quieren sino porque existe una necesidad imperiosa de alimentación entre los vecinos en situación de vulnerabilidad, lo ideal sería que hubiera fuentes laborales para que todos los ciudadanos de este departamento pudieran adquirir sus alimentos.
DOS AÑOS
Expresó que lo que se conmemoró fueron dos años de Organización, Solidaridad y Resistencia, esto último porque han pasado situaciones muy difíciles como enfrenarse al covid, a las inclemencias del tiempo, a la falta de insumos, al peregrinar permanente solicitando la colaboración de la ciudadanía para poder cumplir con el objetivo de alimentar a todas las personas que, con mucha vergüenza, se acercan a una olla esperando recibir un plato de comida para su familia. Recordó que la olla del barrio Federico Moreira comenzó cuando algunos vecinos perdieron el único ingreso económico que tenían, fue allí que una conversación familiar incentivó a otros integrantes del barrio a generar un movimiento solidario, en ese momento el apoyo fue unánime, “gracias a Dios en el barrio Federico Moreira cuando las iniciativas son para trabajar de manera solidaria y beneficiar a los más vulnerables, todos apoyan”. La primera olla de ese lugar comenzó con 50 comensales y 15 niños que concurrían al merendero, actualmente el apoyo de los vecinos continúa, lo que aumentó fue el número de comensales tanto en la olla como el merendero, en el equipo de trabajo hay 15 mujeres en algunos casos con el apoyo de sus esposos e hijos.
20 OLLAS 19 MERENDEROS
Recordó que en el año 2020 sus compañeros de la UDELAR ya habían comenzado a formar el equipo y a realizar reuniones con los interesados, Emanuel Telli la invitó a Rodríguez a sumarse a las reuniones que se llevan a cabo en el club San Eugenio y fue en ese entonces que, junto a Gonzalo Bandera, Sara Godoy, Adriana Martínez, Patricia Furtado, y otros tantos formaron este frente de lucha contra el hambre de las personas más vulnerables. El 2 de octubre del 2020 se decidió conformar este colectivo de ollas y merenderos solidarios de Salto, en ese tiempo los recursos se obtenían a través de la colaboración de las alcancías que se depositaban en distintos puntos de la ciudad y en el Shopping Salto, eso era complementado con ventas de tortas fritas y buseca, se imprimieron bonos de colaboración, todo el dinero recaudado era para la compra de insumos. Rosalía Rodríguez, dijo que en la actualidad hay 22 ollas y 19 merenderos, expresó que su satisfacción será cuando ya no haya personas pasando necesidades y se surjan fuentes de trabajo, mientras tanto estará siempre al frente de su olla popular y solidaria para ayudar a los que menos tienen. Además informó que los comensales de su olla popular son aproximadamente 365 personas, que siguen aumentando cada mes.
En cuanto al merendero, cerca de 100 personas concurren.