Viernes 14 de agosto, 2020
  • 8 am

Y si trabajamos en equipo

César Suárez
Por

César Suárez

368 opiniones

Por el Dr. César Suárez
La llamada sabiduría popular suelen resumirse en breves sentencias denominada refranes surgido de la observación certera de alguien que en un determinado momento expresa una frase que se hace referente y es adoptada en forma progresiva por el resto de las personas, raramente se conoce al autor pero se hace carne en multitudes que las adoptan como propia y sintetizan conceptos que describen con precisión un determinado mensaje y que algunas circunstancias tiene origen muy antiguo.
La percepción personal acerca de la convivencia a nivel individual o colectivo lleva a ver a la sociedad de diferentes manera de acuerdo a como a cada uno le ha ido en la vida o de acuerdo a la capacidad de interpretación que cada uno tenga de los acontecimientos que lo rodean.
Hay personas que ven la vida desde una perspectiva muy individual y su filosofía se puede sintetizar en frases hechas que casi todos conocemos “buey solo bien se lame”, “más vale solo que mal acompañado”, gente que desconfía de los demás o ha sufrido numeroso desengaños o tiene una personalidad un tanto autista y le cuesta socializar o se es lo suficientemente soberbio para creer que no necesita ayuda.
Sin embargo, la realidad demuestra que los grandes logros de la humanidad suelen ser resultado del esfuerzo conjunto de muchas personas basándose en conocimiento ya generado por otros o trabajando en equipo sumando esfuerzo físico y sobre todo intelectual, sumando inteligencias para multiplicar resultados.
Así como existen Sentencias que sintetizan el pensamiento de los que desconfían de los demás hay muchos más refranes que destacan la importancia del trabajo en equipo con el propósito de optimizar resultados y concretar los mejores logros y que sabiamente pueden sintetizar en pocas palabras una filosofía imprescindible para arribar a cada objetivo.
“Cuatro ojos ven más que dos”. “Yo hago lo que tú no puedes, tú haces lo que yo no puedo, juntos podemos hacer grandes cosas”. “Trabajar en equipo divide el trabajo y multiplica los resultados”. “Ninguno de nosotros es tan bueno como todos nosotros juntos”. “Si quieres ir rápido, ve solo, pero si quieres llegar lejos, ve acompañado”. “Lo más hermoso del trabajo en equipo es que siempre tienes a otros de tu lado”. “El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo gana campeonatos”. “Ninguno de nosotros es tan listo como todos nosotros”.
Así podríamos seguir largamente con muchas más frases referidas al trabajo coordinado donde cada uno aporta lo suyo e intercambia ideas.
Obviamente que cada equipo requiere de un proyecto, planificar un propósito y disponer de un líder que sepa congeniar cada aporte sin desviarse del propósito planificado con una continua retroalimentación en base al intercambio permanente de aportes.
Así han surgidos los grandes logros de la humanidad pero también los pequeños logros que hacen a la vida cotidiana de cualquiera, intercambiando ideas, sumando esfuerzos.
Cada uno aplicando esta filosofía de trabajo en la tarea que ha elegido o le ha tocado, se asegura el mejor resultado posible para sí y también para quienes dependen del éxito colectivo.
En toda actividad los planes compartidos son los que más reditúan y multiplican los logros. En lo que mí respeta de acuerdo a la profesión elegida, en medicina, el trabajo en equipo adquiere una importancia trascendente en el manejo clínico de los pacientes dónde siempre “cuatro ojos ven más que dos” sobre todo cuando se trata de casos con patologías complejas, multisistémicas donde es necesario sumar el conocimiento y la experiencia de varios profesionales para conducir de la mejor manera la recuperación de estos pacientes y seguir sumando experiencia colectiva cada día en la búsqueda del mejor resultado posible.