Martes 1 de diciembre, 2020
  • 8 am

Una transición seria y responsable (Parte I)

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

40 opiniones

Téc Univ. Gustavo Chiriff
Frente Amplio
Luego de la elección departamental, se da un espacio de 60 días, a los efectos de poder coordinar el Intendente electo, con el Intendente saliente, lo que se denomina periodo de transición. En el caso de Salto, este proceso se lleva a cabo entre dos compañeros frenteamplistas y en el que Andrés Lima continua como Intendente. Esto sin dudas que simplifica muchísimo esta transición, desde la perspectiva que Andrés no es ajeno a la gestión y que además siguió de cerca estos 9 meses de gobierno a cargo de Alejandro Noboa, que producto de la pandemia (postergación de las elecciones departamentales) , prolongo el mandato.
Ya se han sucedido tres reuniones de índole informativa, pero con un análisis de la situación actual y futuro. La primera tuvo que ver con la situación económico-financiera de la comuna, en la cual se detallo contablemente, cual es la situación actual de la Intendencia, en referencia a lo que se denomina “los números”. En este informe encontramos el enorme impacto ,de lo que fue estos últimos meses, de la pandemia del COVID-19 en la economía de la Intendencia, impacto que repercutió considerablemente en los ingresos de la misma, sumándose al ya efecto de descenso de la recaudación que venia produciéndose desde el año 2018. En forma detallada, el equipo actual, fue informando de las medidas que se tuvieron que tomar, a los efectos de mitigar ese impacto en las arcas de la Intendencia, medidas que se compartieron por parte del Intendente electo. Desde que asumimos la responsabilidad de la dirección de Hacienda (julio de 2016), hasta nuestro alejamiento (febrero de 2020), siempre hemos manifestado la situación delicada de la Intendencia en los aspectos económicos-financieros, situación que tiene una fuerte influencia en el pago de las cuotas anuales del Fideicomiso Daymán, que son equivalentes a un mes de presupuesto de toda la Intendencia. Sumados a esto, el impacto económico por efecto de la pandemia, hace que sea necesario planificar el futuro de la gestión departamental, con una modificación del endeudamiento actual, en base a lo establecido en el decreto de la Junta departamental, 6819/2015 del 11 de junio de 2015. Este decreto habilito la posibilidad en 2015, del pago de las deudas acumuladas heredadas del gobierno anterior, pero que al día de hoy, la cuota obtenida en esa operación condiciona la inversión y desarrollo económico del gobierno en beneficio a la población salteña.
Sin dudas que una de las primeras acciones a llevar a cabo por el Intendente reelecto, será la reestructuración de la deuda generada por el gobierno anterior, teniendo en cuenta el decreto 6819/2015