miércoles 29 de mayo, 2024
  • 8 am

Lema y políticos que acomodan a sus familiares

Dr. Pablo Perna
Por

Dr. Pablo Perna

146 opiniones

Por el Dr. Pablo Perna
No hay nada más repulsivo en la política que cuando los “políticos” se rebuscan de las formas más variadas e ingeniosas para acomodar en el Estado a sus familiares, llámese esposa, hijos, hermanos o también, porque no, amantes. Estas maniobras han sido una constante histórica, desde la antigua Atenas, pasando por el Imperio Romano a Napoleón Bonaparte, hasta nuestros días.
De esta manera se acuña en la Edad Media la palabra “Nepotismo”, que proviene del latín “nepot” que significa nieto o sobrino. Esto hace alusión a los “Papás”, que como no podían tener hijos biológicos, para asegurarse su dinastía, colocaban en altos cargos de poder a sus parientes más cercanos, que generalmente eran sobrinos.
La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que el nepotismo es una violación de los derechos humanos de todo aquel que aspira a ostentar un cargo público. En Uruguay la Junta de Trasparencia y Ética Pública (JUTEP) es la “encargada” de velar por la “ética” de la “clase política”.
De los ejemplos de nepotismo más bizarros recientes, lo ha protagonizado la Ex Ministra del MIDES, la comunista Marina Arismendi, que si bien criticaba el clientelismo político de los partidos tradicionales, cuando llega al Ministerio designa en el INJU a la pareja de su hija; al ser preguntada al respecto, rodeada de periodistas, responde risueñamente: “es un aspirante a yerno, que a mí me gustaría que lo fuera”.
También Danilo Astori, fue acusado públicamente de nepotismo por haber presuntamente beneficiado a su hijo Danilo, a su hija Florencia y a su pareja Claudia Hugo, cuando trabajaba esta última en el Ministerio de Economía, cuando Astori era el Ministerio de dicha cartera. En relación Danilo hijo, fue señalado que cuando era contratista de Jaime Roos, consigue del Estado que ANTELy ANCAP, bajo la Presidencia de Raúl Sendic, colaborara con la módica suma de U$S 240.000 para la gira de su representado. En relación a su hija, también fue señalada públicamente cuando el Estado compra el museo “Gurvich”, por la suma de U$S 2.760.000; museo devaluado, pero que casualmente Florencia integraba el equipo de trabajo de dicho Museo.
Tabaré Vázquez ha llegado a destituir a todo el Directorio de ASSE cuando trascendió públicamente en VTV, entre otras irregularidades, que su vicepresidente contrató sin concurso a la novia de su hijo como secretaria. Al respecto la JUTEP anunció que era “inaceptable” contratar a familiares en el Estado; pero rápidamente cambia de opinión cuando es acusado Vázquez de nepotismo por designar a su hermano Jorge como subsecretario del Ministerio del Interior. La JUTEP contradictoriamente y de oficio, sale en defensa del Presidente sosteniendo que no hay vulneración legal en esa designación. No menos sorprendentes fueron las declaraciones del Presidente de la JUTEP, cuando públicamente confiesa ser amigo de Jorge Vázquez.
El ex Secretario de Vázquez, Miguel Ángel Toma, de 70 años, también fue señalado por realizar viajes oficiales con Giuliana Pérez, una joven y atractiva contadora que con tan solo un año de haberse recibido, es designada para integrar la “Secretaría Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo”; de esta manera logran viajar juntos, volando en clase ejecutiva, todo pago por el Estado uruguayo, a Italia y Estados Unidos en reiteradas oportunidades. Ambos fueron cazados casualmente por un canal deportivo italiano donde muy animados se encontraban mirando un partido en un estadio de futbol en Roma.
Podríamos seguir citando cientos de casos de nepotismo Nacionales y Departamentales, pero escribo al respecto en defensa de la actitud asumida por Armando Castaingdebat, suegro de Martín Lema, donde estoicamente siendo el subsecretario del MIDES, renuncia cuando su yerno asume como titular del MIDES, sosteniendo: “Humanamente entendimos que no podíamos seguir ahí. Es mi yerno, el padre de mis nietos, y creo que es imposible trabajar juntos”.
Estas actitudes dignifican la actividad política, digno de una política limpia y honorable, con principios y valores, para servir al país y no servirse y abusar de él. Deseamos el mayor de los éxitos al colega Dr. Martín Lema.