sábado 15 de junio, 2024
  • 8 am

Los perros de Armando: No compre, ¿adopte?

Armando Guglielmone
Por

Armando Guglielmone

13 opiniones

Armando Guglielmone Instructor canino –
educador etólogo Venta de ovejeros
alemanes de pedigrí Contacto y /o sugerencias : 098 539 682
Los perros son los cánidos con mayor variabilidad fenotípica, es decir, son los que tienen mayor diversidad en cuanto a color, forma, tamaño, pelaje, etc. En la naturaleza no se da esto pues es muy difícil que, por ejemplo, un lobo asiático se cruce con un lobo europeo, las distancias que los separan ya lo hacen poco probable, así entonces se fija un tipo específico de lobo supeditado a la zona que viven. Ni que hablar de cruzas entre diferentes especies, aún de cánidos, para un lobo un zorro es una presa, no alguien con quien reproducirse. Con los perros fue diferente debido a que las migraciones humanas llevaban perros de un tipo determinado que al llegar a diferentes zonas se cruzaban con los perros de ese lugar, y así aparecían nuevos sujetos resultados de esas cruzas. Al principio se buscaba mejorar la utilidad del perro en función del lugar en el que viviera, en medio oriente y norte de África los perros preferidos eran galgos y lebreles, dedicados a la caza en grandes extensiones. En Europa los perros que acompañaban a los ejércitos en sus campañas militares eran generalmente molosos, es decir, perros de gran porte y fuerza dedicados a cuidar suministros e intervenir también en combate. Los romanos son un claro ejemplo de esto, en su expansión imperial los perros que llevaban llegaron hasta el norte de Europa, dando origen a muchas de las razas que aún hoy en día, con ciertos cambios, persisten. Los dogos alemanes y rottweilers son un ejemplo de esto. Luego con el paso del tiempo y cruzas sin control o fin determinado los perros empezaron a variar enormemente su aspecto, habiendo de todo tamaño, forma y demás. Pese a todo su comportamiento instintivo se conservó, aunque muchas de las cualidades asociadas a este comportamiento se redujeron al haber sido cruzas al azar. No cualquier perro puede trabajar eficazmente con ganado o como perro de rastro, deben ser mayormente razas determinadas o cruzas dirigidas, por ejemplo, un border collie con un kelpie cumplirán con las exigencias, pero el resultado de la cruza de dos perros sin raza será más que incierto. Si no pretendemos nada más que un buen compañero es cierto que un perro sin raza seguramente cumplirá nuestras expectativas, así que, si queremos adoptar uno, adelante, buena idea. Pero si queremos que cumpla una tarea determinada de la mejor manera posible deberemos ir por un perro de una raza que mejor cumpla esa tarea. No nos hace peores personas el preferir perros de raza o de un aspecto físico determinado, ni mejores personas por adoptar un perro sin raza.
A veces clientes me han dicho que van a tener otro perro, pero será uno adoptado, genial, es una buena acción, pero no deberían hacerlo por sentirse culpables. No hay perros que nos hagan buenas o malas personas, lo que hay son demasiados perros.