Viernes 21 de enero, 2022
  • 8 am

Primer curso de salvavidas municipales que se realizó en Salto en noviembre del año 1960

Por Cary de los Santos
En el año 1957 el “Hugo Ernesto Ibarra Racedo”, oriundo de Salto, se encontraba en Montevideo, realizando el “Curso de Salvavida (1) de la Comisión Nacional de Educación Física”. El Consejo Departamental del Departamento del Salto, al enterarse de que un salteño estaba realizando el “Curso de Salvavidas”, aprueba una subvención mensual para apoyar económicamente al joven nadador, con la condición que cuando el Consejo necesitara sus servicios, este debería estar a disposición del mismo. Hugo Ibarra, egresa ese mismo año y continúa en Montevideo, hasta que recibe el llamado del “Consejo Departamental de Salto”, en el año 1958.
PRIMER CURSO DE SALVAVIDAS
En el año 1960 Hugo Ibarra (Salvavidas habilitado por la CNEF), eleva nota solicitando al Consejo Departamental, la realización del “Primer Curso de Salvavidas del Departamento de Salto”. En setiembre de ese mismo año, se realiza el llamado de inscripción, presentándose “161 Aspirantes a Salvavidas”. La “Evaluación Técnica de Admisión”, consistió en 19 pruebas y se realizó en la piscina abierta del “Club Remeros Salto” y la evaluación estuvo a cargo de un “Jurado Neutral”, que estaba integrado por: Eduardo Cerqueira Leites (Profesor y Entrenador del Plantel de Competición de Nadadores del C.R.S); Nelson Feijo (Jefe del Cuerpo de Bomberos de Salto); Arístides Costa (Bombero y Enfermero Especializado) y Hugo Ibarra. De los 161 inscriptos solamente quedaron 34 aspirantes con derecho a realizar un “Curso y Entrenamiento en las Técnicas y Procedimientos del Salvamento Acuático”, de los utilizados en la época. La temática fue muy extensa entre las cuales figuraban: Primeros Auxilios, Asfixia Blanca y Azul, Primeras Maniobras, Quebraduras, y la enseñanza de 42 técnicas de zafaduras (como se decía en la época), entre otros ejercicios y dificultades técnicas en el agua. El entrenamiento se realizó durante los meses de octubre y noviembre con una carga diaria de 4 horas.
PRIMER CUERPO DE SALVAVIDAS
Al finalizar el período de entrenamiento en las distintas técnicas y procedimientos de la época, se formó una “mesa examinadora”, que estaba integrada por los Señores: Profesor Cerqueira Leites, Arístides Costa (Jefe del Cuerpo de Bomberos), Profesores Raúl Bamfi y Griselda Couto, Teniente José C. Vigo (Salvavida e Instructor Natación – CNEF). Aparte de las pruebas teóricas se solicitaba a los “Aspirantes a Salvavidas”, para demostrar el dominio del agua, los siguientes ejercicios: Nadar 600Mts.; nadar 25Mts. crol, pecho y over; nadar 50 Mts. vestido, desvestirse en el agua; recoger un objeto sumergido zambullendo desde la superficie; nadar 30Mts. utilizando solamente las piernas, flotar sin hacer movimiento, nadar 25Mts. completamente sumergido; mantenerse un minuto con las manos sobre la cabeza; acostarse en el fondo de la pileta por medio de una espiración, y nadar 25Mts. transportando un objeto. También se les solicitaba las Técnicas de Auxilio (como se decía en la época). Consistía en las diferentes formas o procedimientos de acercarse a la víctima, métodos de remolque hasta la extracción de la víctima del agua, y la aplicación de los movimientos respiratorios con sistemas de respiración artificial. Un diario en su edición del 20 de noviembre de 1960, decía: “PRUEBA DE SUFICIENCIA – A la hora 14 de hoy en la piscina del Club Remeros Salto, habrá de cumplirse las pruebas de suficiencia de los aspirantes a salvavidas para las playas de nuestra ciudad… se presentarán a rendir exámenes para ocupar dichos cargos. Estos exámenes consisten en un teórico sobre asfixia, lipotimia, sincope y masajes, y un práctico consistente en dominio del agua, auxilio a accidentados, remolques, y sistemas de respiración Schafer, Silvester y Nielsen. Los aspirantes que logren salvar los exámenes finales, ocuparán en la próxima temporada veraniega, sus cargos de salvavidas en las playas siendo de cargo del municipio salteño su pago y demás obligaciones…”
EVALUACIÓN
El Jurado, luego de realizar una ardua tarea de evaluación técnica durante toda la tarde, determinó lo siguiente: “De los 34 aspirantes que entrenaron diariamente, quedaron -17 finalistas- aptos para ejercer funciones de Salvavidas: 12 Salvavidas Titulares y 5 suplentes”. Sobre las exigencias del Primer Curso de Salvavidas, Hugo Ibarra nos cuenta: “Era bastante riguroso, se exigía porque con el agua no se juega, menos aún cuando hay vidas humanas que cuidar y salvar. Recuerdo que uno de los aspirantes que aprobó fue Walter Aliani, que nadó 100 metros sumergido, tocó la pared, se dio vuelta y pasó unos metros todavía…”
PLANTEL
Al estar formado el “Primer Cuerpo de Salvavidas Municipales” de la Ciudad de Salto, el Servicio de Vigilancia Acuática se estableció en el Río Uruguay, en las playas de “Las Cavas” y de “Salto Chico”, y en turismo, se cubría servicios en “Termas del Arapey” y en “Salto Grande”.
A continuación los nombres y apodos de los “13 Salvavidas Pioneros”, que pensamos: el mejor homenaje sería, crear un – monumento con mástiles, aro salvavidas y sus nombres grabados en bronce -, rememorando “su arrojo, humanidad y marcando el rumbo a seguir…”. Edgardo Fagúndez “Mono”, Alfredo Pintos “Pejerrey”, Ricardo Pintos “El Negro”, Walter Alíani “El Chancho”, Guido Suárez “Qué Pistola”, Sen Bautista Avalos “El Chueco”, Hugo Cerrutti “El Gordo”, Héctor Ibarra, Ramón Rodríguez, Dardo Suárez “Soki”, Juan Carlos Berniz “Musculito”, José A. Vigo (Salvavidas – Instructor Natación CNEF), siendo su apodo “Míster Magoo” y el Salvavidas e Instructor de Natación Hugo Ibarra.
REFERENCIAS
1 – En esa época la palabra Salvavidas no llevaba la – s – final.
BIBLIOGRAFÍA
Documentos escritos y orales aportados por Hugo Ibarra, a quién agradecemos su gentileza.

Foto1: -Año 1960. Se aprecia los 12 Salvavidas Titulares realizando un Sistema de Reanimación Artificial en las instalaciones de la Piscina Cerrada del Club Remeros Salto.

-Algunos ejercicios técnicos, solicitados en las evaluaciones de la época.