lunes 3 de octubre, 2022
  • 8 am

Murga La Sinvergüenza de Paysandú presentará un espectáculo centrado en un viaje en el tiempo

Por Karina De Mattos.
Sebastián Gonzáles es el director responsable de Murga La Sin Vergüenza, durante quince años salió con el conjunto Parodistas Sinvergüenzas, hoy decidió cambiar de rubro y se ha volcado a la categoría murgas. Silveira nos comentó detalles de estas decisión: “En ningún otro departamento hay parodistas, si bien es una categoría a la que amo y a la que defendimos durante mucho tiempo, ya era demasiado desgastando romperse el alma durante tanto tiempo gastando mucha plata para salir a competir en Paysandú y solos en la categoría. En el 2020 decidí cerrar la etapa de parodistas definitivamente y darle paso a este proyecto, nos chocamos con un año de pandemia donde la murga decidió salir a cantar igual a pesar de que no había carnaval. Queríamos sacarnos las ganas de cantar en todos lados, tenemos conocidos en Salto, teníamos buenas referencias de lo que había sido el último año el certamen oficial ahí, el nivel, la receptividad del público y la buena organización. Este era uno de los objetivos, ir a todos los lugares que podamos a cantar. Lamentablemente San José y Soriano decidieron cerrarse a la participación de conjuntos del resto del interior. Trinidad decidió no hacer certamen, por lo que confirmamos nuestra participación en Salto, en Melo y en San Carlos”.
¿Cuál es la temática central del espectáculo?
“El espectáculo se llama «Ya vendrán tiempos peores» y trata de un viaje en el tiempo en el que el viajero y un vendedor de viajes que transitan diferentes momentos de la historia, por ejemplo, el primer cuplé es en los años 60’ en el que se recuerdan melodías e incluye críticas de aquel momento, políticas y sociales, comparadas con el ahora. El segundo cuplé es «Los Cavernícolas», en el que se hace una crítica con sátira, humor y sarcasmo del actual Presidente de la República. Tradicionalmente las murgas utilizan hacer salpicón, nosotros decidimos volver al antiguo popurrí, al viejo, con trabalenguas, con muchas melodías y bien alegre. La murga da su mensaje político por todos lados. No es una murga que ejerza ninguna lectura política partidaria sesgada, crítica a todo y a todos. Esperemos que a la gente le guste, la idea fue desde el principio trabajar en serio, tenemos una ficha técnica que a mi entender está cargada de experiencia y de talento, confiados y respaldados en ellos trabajamos durante mucho tiempo para brindar un buen espectáculo”.
¿Cómo ves el escenario murguero actual?
“Lo veo como un año raro, en el sentido de que hay algunos protocolos totalmente absurdos como por ejemplo no poder bajar a saludar al público. Si hay algo que los carnavaleros anhelamos es encontrar el abrazo de la familia, de la hinchada y la gente que vio el espectáculo.
Y que nos permitan hacerlo al borde del escenario y que después uno salga, de dos pasos y lo pueda hacer, me parece una ridiculez. Pasé por el covid, tengo las tres dosis y respeto muchísimo los protocolos, no soy anti nada pero me parece que hay cosas que erraron el camino. La gente de ASAC nos decía que hay que ir y volver en burbuja y lo vamos a hacer porque somos respetuosos de los parámetros y de la organización”.