domingo 4 de diciembre, 2022
  • 8 am

Latidos 17-4-2020

RECLAMO A OSE
Una lectora que reside en calle Rivera 1637 viene realizando reclamos ante OSE por el problema de saneamiento en un caño que desborda hacia la vereda líquidos residuales, pero hasta el momento no ha tenido respuesta alguna. “Fui a las Ofiicnas Centrales de OSE y hay un cartel que indica que no se atiende al público por la emergncia sanitaria, pero figura un teléfono el 08001871. Me cansé de llamar y nadie atendió”, dijo la mujer. Se comunicó entonces al teléfono fijo de OSE que figura en la guía (473 32115) interno 218, la atendieron y le tomaron el reclamo que ingresó al sistema con el Nº 4313738 el día 1º de abril. A los dos días una cuadrilla concurrió a su casa y le dijeron que retornarían pero no lo hicieron. “Tengo entendido que trabajaron hasta el miércoles de Semana Santa”. Luego el día 14 de abril vuelve a llamar y le dijeron que ingresarían el reclamo, pero esta vez la funcionaria no le dio el número de reclamo, dijo que le avisaría a los operarios personalmente. Conclusión la vecina sigue con su problema no resuelto. “Yo pregunto”, dijo la mujer “¿no es un riesgo en medio de una emergencia sanitaria no solucionar un problema de este tipo?”. Agregó además que tiene todos los recibos de OSE al día y merece una solución.
CONTROL DE FRONTERA
Un lector aplaude la decisión de instalar un puesto de control febril en la cabecera norte del puente sobre el río Daymán, pero agrega que sería interesante que también se lo hiciera en el ingreso al departamento desde Artigas. Si bien el cruce con Argentina está cerrado es evidente que se necesita cubrir todos los ingresos a Salto. Por otro lado otro lector comentó que el control en Daymán se hace solo durante el día. “Yo pasé por el lugar después de las 18 horas y no había nadie” dijo. “Sería bueno que el control sea las 24 horas esa es la forma más eficaz de evitar el ingreso de un caso positivo”.
MÁS ACTIVOS QUE NUNCA
Una lectora se queja de la cantidad de mosquitos que hay pese a que la temperatura bajó. En su caso dijo que ha visto que la Intendencia fumiga en toda la ciudad, pero sin embargo en su zona, próxima a la Escuela Nº 120 (Salto Nuevo), señaló que no puede abrir la ventana porque su casa se “llena de mosquitos”. Agregó que más allá de la fumigación, hay basurales y zonas con mucha vegetación que contribuye a que proliferación de estos molestos insectos que aparecen en la tardecita y noche y obligar al uso de insecticidas o a dormir encerrados.
EN INFRACCIÓN
De la misma manera que se debería multar a quien conduce un vehículo tomando mate o hablando por su teléfono móvil, se debería sancionar a quien lo hace fumando. Hay quienes conducen con una mano sola porque en la otra llevan el cigarrillo. Además de ir contaminando y tirando la ceniza hacia la vía pública (sin importanle el que circula detrás), ante cualquier descuido su tiempo de reacción no será el mismo. El cuerpo inspectivo debería ser muy severo con este tipo de acciones para que se miniminice el riesgo de siniestralidad.