Miércoles 5 de agosto, 2020
  • 8 am

Pantallas representan el 20% de la venta de ganados de reposición

De acuerdo a un informe elaborado por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), titulado “las pantallas son elemento clave para mantener la ganadería en marcha” se determiná que en los 20 años de existencia de este sistema de comercialización en el país, se ha comercializado más de 360 mil reses al año y ha significado el 20% de la venta de ganados de reposición en Uruguay.
A continuación transcribimos, parte de dicho informe.
Los remates de ganado mediante imágenes de video se originaron en los Estados Unidos en la década de 1970 con las ventas por circuito cerrado de la NLVA (Northern Livestock Video Auctions). En 1987, la SLA (Superior Livestock Auction) comenzó la venta por video vía satélite.
Las ventas por Internet comenzaron recién en 1999, con la empresa DVAuction. Por su parte, Australia fue la pionera en transacciones electrónicas de ganado, cuando la plataforma CALM (Computer Aided Livestock Marketing), hoy conocida como AuctionPlus, comenzó a operar en 1986.
En Uruguay, el Instituto Plan Agropecuario (IPA) venía promoviendo los remates al kilo desde 1995 y la idea de transmisión de imágenes empezó a gestarse a fines de 1998. El 17 de abril de 1999, el IPA organizó de manera conjunta con COFAC y el escritorio Sanguinetti-Goday, con apoyo del MGAP-DICOSE, el primer remate por pantalla en el local Don Alberto, Cerro Colorado.
El 22 y 23 de abril, se llevó a cabo la 1ª Ganadera Hereford, con el Escritorio Dutra, en la Sociedad Fomento de Puntas de Valdez, al lado de la Central de Pruebas de Kiyú.
Entre 1999 y 2001 se llevaron a cabo cinco “Ganaderas Hereford” y cinco ruedas de la plataforma “Portalagro” en asociación con la Bolsa Electrónica de Montevideo. Adicionalmente, se estrenaron varias experiencias de “pantalla” con vacunos y ovinos (Artigas, Minas, Young, Holando, Corriedale).
Las pantallas aparecieron como gran alternativa cuando la aftosa paralizó el sector ganadero e impuso restricciones al movimiento de ganado. El siglo XXI, recién iniciado, marcó el despegue definitivo.
En julio de 2001 se realizó la 1ª Plaza Rural y dos meses más tarde, en setiembre, la 1ª Pantalla Uruguay. En marzo de 2005, se llevó a cabo el 1º Lote 21.
Estos remates siempre incluyeron una instancia presencial desde donde el rematador accionaba la subasta frente a las imágenes de video. A partir del desencadenamiento de la actual pandemia se realizan en forma totalmente virtual.

En casi 20 años de operación,
el negocio ha involucrado
en el entorno de 2.840 millones de dólares

A diciembre de 2019, los tres consorcios sumaban 574 remates por pantalla, involucrando casi 7 millones de reses, a razón de 360 mil cabezas al año, casi 12 mil por remate.
En casi 20 años de operación, el negocio ha involucrado en el entorno de 2.840 millones de dólares. Si bien en los últimos años se ha notado una tendencia levemente decreciente, los efectos sobre el mercado ganadero de reposición van mucho más allá del 20% que, en promedio, representan sobre el total de las transacciones intermedias de ganado en Uruguay.