sábado 4 de febrero, 2023
  • 8 am

Colecciona pesebres desde hace 25 años y tiene más de 40 imágenes de distintos tamaños, formas y colores

Por Melisa Ferradini.
Leticia Juncal Joffré es salteña y católica. Tiene 81 años. Ha formado su familia junto a su esposo Wilson, sus 4 hijos, nietos y bisnietos. Es Artista Plástica y ha expuesto en grupos de talleres durante 20 años. Hace más de 25 años que es coleccionista de pesebres. Esto gracias a que en su casa, tiene coleccionados alrededor de 40 pesebres de todos los tamaños que ha adquirido, a largo de este tiempo. “Tengo muchos pesebres pequeños, que empecé a coleccionar porque la Navidad me trae recuerdos muy hermosos”, afirma Leticia, que se encarga de salvaguardar las tradiciones en estas fiestas. La virgen María, José, el Niño Jesús, los reyes magos, el buey, el burro, la mula, el ángel, los pastores, las ovejas y la estrella de Belén, están en cada rincón y se ven en la sala, el comedor y los aparadores de su hogar.
LOS PESEBRES
Los pesebres son de diferentes tipos de materiales: de cristal, yeso, cerámica, tela, tejido croché, de cera y hasta dentro de botellas o sobre manos. Ella conserva con sumo cuidado los que le regalan familiares o amigos que viajan y le traen de otros países como son los de allá. Conserva pesebres de Perú, Bolivia, y de otros países. “Aprecio a todos, a cada uno los siento de una manera especial, señala Leticia. Su afición por los pesebres, nació después que contrajo matrimonio. Con la llegada de los hijos comenzó a armarlos y ahí comenzó su pasión por coleccionarlos. Actualmente he comprado piezas que se me han roto o alguna que no tenga. No me gusta tener repetidos. Esta época es muy especial para mí, me gusta exhibirlos en mi casa y compartirlos con mis hijos, nietos y bisnietos.

“Mi hogar está repleto de pesebres que representan el nacimiento de Jesús”

“Mi casa está repleta de estas pequeñas figuras que representan el nacimiento de Jesús en Belén”, asegura Leticia y agregó que siente admiración y respeto por todo lo que representa la llegada al mundo del Hijo de Dios.
Donde ve un pesebre, lo compra, y por eso en cada 8 de diciembre guarda en cajas los cuadros, floreros y adornos de su vivienda, para darle espacio a las figuras navideñas hasta el 8 de enero después de la llegada de los Reyes Magos.
“Los voy a seguir coleccionando, esa pasión será por siempre», concluyó Leticia Juncal.