martes 16 de julio, 2024
  • 8 am

Potenciales beneficios de la expansión del riego en Uruguay

El Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES) publicó un informe en el que se analizan los beneficios de la expansión del riego en Uruguay. A continuación le detallamos los puntos principales del mismo.
Demanda hídrica y costos
Uruguay, a pesar de tener un clima templado, puede esperar un aumento en la demanda hídrica debido al aumento de la temperatura y la probabilidad de sequías en los próximos años. Además, el costo de regar una hectárea ha disminuido en comparación con el costo de comprar una nueva, y el déficit hídrico en los últimos años destaca la necesidad de buscar fuentes adicionales de abastecimiento hídrico.
Beneficios de la expansión del riego
La introducción de sistemas de riego actúa como un seguro en situaciones climáticas desfavorables, ya que deriva en un aumento significativo en los rendimientos y una reducción en la variabilidad entre temporadas. El informe estima que regar 300 mil hectáreas agrícolas requeriría una inversión inicial de US$ 480 millones, inferior a lo que se espera que se pierda en agricultura o ganadería este año debido al déficit hídrico. Aunque el costo anual aumentaría en aproximadamente US$ 180 millones, el aumento en la productividad dejaría una producción adicional por un monto cercano a los US$ 360 millones.
Proyecciones climáticas y costos de riego
Se proyecta un aumento de la temperatura máxima de hasta 1,5ºC en Uruguay para el periodo 2010-2040, acompañada de un aumento en las precipitaciones, pero se acentuaría su variabilidad, lo que aumenta las probabilidades de sequía. En 2002, era más rentable comprar una hectárea adicional que regar la que ya poseía, pero en 2022, regar una hectárea cuesta aproximadamente un tercio del valor de una hectárea agrícola.
Impacto económico del déficit hídrico
El déficit hídrico que ha sufrido Uruguay en los últimos tres años y que se agravó en la actualidad ha dejado en evidencia la importancia de buscar fuentes adicionales de abastecimiento hídrico. Se estima que el sector agropecuario podría tener una pérdida directa de unos US$ 1.175 millones (cerca de 2% del PBI) en el correr del 2023, y la pérdida en la agricultura podría alcanzar los US$ 490 millones. Dada la prolongación del déficit hídrico, se estima que la pérdida directa sea de más de US$ 1.800 millones, aproximadamente 3% del PBI.
Cultivos de maíz y soja
La implementación de un sistema de riego por aspersión por pivot central y construcción de represas para obtener agua, en un campo de 100 hectáreas, tendría un costo aproximado de US$ 4,000 por hectárea. Además, los costos adicionales estimados para el funcionamiento y mantenimiento del sistema serían de US$ 255 por hectárea al año. La producción incremental de ambos cultivos, como resultado del riego, generarían un ingreso extra al año de US$ 120,000, con US$ 102,000 correspondientes al maíz y US$ 18,000 a la soja. En un período de 10 años, la implementación del sistema de riego generaría un ingreso adicional de US$ 1,200,000.
Impacto en la ganadería
El informe también destaca el impacto del riego en la producción ganadera. Uruguay es uno de los mayores productores de carne del mundo, y la sequía ha afectado significativamente la producción de carne y lana. La introducción de sistemas de riego puede tener un impacto positivo en la producción de pasto, lo que a su vez mejora la calidad de la carne y la lana.
Además, la implementación de un sistema de riego en una hectárea de pasturas tendría un costo estimado de US$ 3,800 por hectárea, con costos adicionales de operación y mantenimiento de US$ 200 por hectárea al año. Se estima que el aumento en la producción de carne por hectárea sería del 15%, con un ingreso adicional de US$ 300 por hectárea al año.
En resumen, la expansión del riego en Uruguay puede tener beneficios significativos para la agricultura y la ganadería del país, y puede actuar como un seguro contra las situaciones climáticas desfavorables. Aunque la inversión inicial sería alta, los beneficios en términos de producción y reducción de pérdidas económicas podrían ser significativos a largo plazo.
Proyecto de riego país
En este informe se presenta el impacto de la expansión de sistemas de riego en la producción agrícola y ganadera en un proyecto a nivel nacional con plazo de completarse en 2030 y alcanzar la instalación de 2.000 módulos. El objetivo es incrementar el área regada en 200 mil hectáreas y tener un alcance de más de dos millones de hectáreas.
Impacto directo
El aumento de la producción de soja, maíz y carne derivado del aumento de la productividad por la expansión de sistemas de riego sería el impacto directo. En caso de alcanzar el objetivo propuesto para 2030, el incremento en la producción en este año y a partir de allí sería cercano a los US$ 600 millones anual, donde el 48% sería explicado por el aumento de la producción de carne, 44% por cultivos de maíz, y 8% de soja.
El impacto indirecto mide cuánto producto adicional se precisaría de cada sector para poder satisfacer las nuevas necesidades, y su magnitud sería superior a los US$ 500 millones a ese año y eel impacto inducido computa por más de US$ 1.300 millones, donde más de US$ 1.000 se darían por el aumento de producción en ganadería.
Impacto total
El impacto total que tendría en la economía -una vez se completen las hectáreas bajo riego mencionadas- sería cercano a los US$ 2.500 millones, lo que repercutiría en un crecimiento del PBI de ese año del 3%. El aumento acumulado de la producción durante los ocho años que se estima que lleve esta inversión superaría los US$ 2.300 millones, con un impacto total -distribuido en el periodo- superior a los US$ 10.000 millones.
Impacto de la inversión
La inversión inicial en sistemas de riego tiene un impacto significativo en la economía, generando un crecimiento del PBI de 1,7% para 2030. El incremento progresivo de las hectáreas para cultivos de maíz y soja hace que la inversión requerida sea cada vez mayor.
Desafíos
El principal desafío ante una eventual expansión a nivel país radica en la inversión necesaria para lograr que el tendido eléctrico esté lo suficientemente cerca para abastecer al sistema, en aquellos predios donde se necesite reforzar las líneas. Es necesario desarrollar acciones conjuntas para lograr extender el tendido a lo largo de aquellos predios sin alcance en la actualidad. Por otra parte, se debe considerar la facilidad con la que cada establecimiento puede obtener el agua y el acceso al financiamiento para la inversión inicial en sistemas de riego. Además, es importante evaluar la disponibilidad y calidad del agua en las zonas donde se planea implementar el proyecto, y considerar el impacto ambiental que la expansión de sistemas de riego puede tener en la región.
Posibles soluciones
Para superar los desafíos mencionados, se pueden explorar diversas soluciones. En cuanto a la inversión en líneas eléctricas, se pueden buscar acuerdos con empresas eléctricas para financiar la extensión de líneas a las zonas donde se planea implementar el proyecto, y también se puede explorar la opción de sistemas de energía solar para reducir la dependencia de la red eléctrica. En cuanto al acceso al financiamiento, se pueden establecer acuerdos con bancos y organismos financieros para ofrecer préstamos a tasas preferenciales a los productores interesados en implementar sistemas de riego.
En cuanto a la disponibilidad y calidad del agua, se pueden realizar estudios hidrológicos para evaluar la viabilidad del proyecto en cada zona, y en caso de que no haya suficiente agua disponible, se pueden buscar soluciones alternativas como la desalinización de agua de mar o la construcción de represas. Además, se deben implementar medidas para asegurar el uso eficiente del agua y evitar su desperdicio.
Por último, es importante considerar el impacto ambiental del proyecto y tomar medidas para minimizar su impacto negativo. Se pueden establecer políticas de conservación de suelos y agua, implementar prácticas agrícolas sostenibles y promover la reforestación en las zonas donde se planea implementar el proyecto.
Conclusión
En resumen, la expansión del riego es fundamental para el desarrollo económico de Uruguay en el futuro, especialmente en un contexto de variabilidad climática. Se deben remover los obstáculos actuales y fomentar una política de Estado de expansión del riego que trascienda gobiernos en Uruguay.