viernes 31 de marzo, 2023
  • 8 am

La columna infiltrada: LA ENTREVISTA “OFF THE RÉCORD”

Batlle había grabado dos entrevistas con Bloomberg –una cadena norteamericana de noticias- en su despacho del séptimo piso del Edificio Libertad, en la tarde del jueves 30 de mayo. Allí había dialogado primero con el periodista argentino Martín Boerr y después con el norteamericano David Plumb. La conversación con Boerr fue grabada en audio y video para Bloomberg Televisión (Argentina) y el diálogo con Plumb fue registrado solo en audio para Bloomberg News, con el propósito que fuera divulgado solo como texto escrito.
El diálogo entre Batlle y Boerr, un reportero argentino de 28 años, mostró a un presidente agresivo, tanto hacia el periodista como hacia la conducta de sus compatriotas. Estaba notoriamente por su convicción de que todos los males que aquejaban a Uruguay eran responsabilidad de la inoperancia, la incapacidad y la inmoralidad de los dirigentes argentinos. La entrevista con Boerr, además, consistió en una primera parte en la que Batlle quiso separar a toda costa la crisis argentina de la situación de Uruguay y, además, expresó descarnadamente cual era su opinión sobre la conducta de los dirigentes de ese país. El primer tramo fue considerado “on the récord” (o sea para publicar) y el segundo “off the récord” (para no publicar) por la Secretaría de Prensa y Difusión de la Presidencia (SEPREDI). En cambio la dirección de Bloomberg, después de analizar en Buenos Aires y en su sede central en Nueva York el contenido de la cinta con el diálogo entre Boerr y Batlle, entendió que no había nada off the récord allí porque el Presidente nunca había explicitado al periodista qué era declaración pública y qué no. De modo que consideró que todo era on the récord y decidió difundir la conversación entera en la edición del lunes 3 del programa “Desde la Bolsa en directo”.
(Entre este último párrafo y la continuación hay una serie de preguntas y respuestas extensas, por razones de espacio se omiten en la Columna)
…-Presidente Batlle, el tema de la deuda externa no deja de ser también un tema que hay que tocar. La Argentina tenía… (El Presidente interrumpe al periodista)
…-¡No me compare con Argentina, señor! Es otro país diferente. Compáreme con Chile, con Brasil, con EEUU. Pero no me compare con Argentina. SI Ud. es argentino es un problema suyo, pero no me compare con Argentina. Este es un país distinto, ¿vio? Este es Uruguay, y Uruguay es Uruguay y Argentina es Argentina. Así que cuando quiera saber qué va a pasar acá no pregunte qué pasa en Argentina, pregunte qué pasa en Uruguay.
-Presidente Batlle, con todo respeto, ¿En qué se han equivocado los últimos presidentes en Argentina?
-No señor, no es asunto mío. No voy a opinar yo qué han hecho bien o mal los representantes argentinos. Yo no hago como hacen los medios en Argentina que se ocupan de las cosas que suceden en Uruguay y anuncian que van a pasar en Uruguay cosas que no van a pasar. Yo respeto.
-Señor Presidente. Discúlpeme que insista pero, ¿por qué dice “compárenos con Chile o con Brasil”?
-¡Y por supuesto! ¿Por qué me va a comparar con Argentina? Compáreme con Chile. ¿Cuál es la razón que lo lleva a Ud. a compararme con Argentina y ano compararme con Chile? Teníamos 300 puntos de riesgo país, ¿con quién me iba a comparar? ¿Con Argentina o con Chile? Si me quiere comparar con Argentina, compare la respuesta del FMI con nosotros y la respuesta del FMI con la que le dio a Argentina. Así que no me compare con Argentina. (El Presidente Batlle comienza a gesticular con las manos y levanta un poco el tono de voz) Porque no tenemos ninguna razón para que Ud. quiera hacer un argumento respecto a que si en argentina pasa tal cosa, en Uruguay pasa tal otra. ¿O acaso Argentina no tiene frontera con Brasil? Entonces pregunte qué va a pasar con Brasil en función de lo que pasa en Argentina.
-Le quiero preguntar por ese lado. ¿No cree que la crisis argentina… (El Presidente vuelve a interrumpir)
-…No, no creo…
-…va a evidenciar… (El Presidente vuelve a interrumpir)
-No, no creo. No creo que vaya a evidenciar nada ni tiene nada que ver más con nosotros. (Responde en un tono fuerte).
(Nuevamente, entre medio, hay otras preguntas y respuestas extensas)
…-Disculpe que insista con estas preguntas, señor Presidente.
-Ud. no se preocupe. A mí no me importa. Ud. pregunte que yo contesto.
-Presidente, en el 2001 la situación argentina era muy parecida en algunos… (Interrupción del Presidente)
-Estimado amigo, en el 2001 la situación argentina, con los problemas argentinos. ¡Una manga de ladrones del primero al último! ¿Entiende? (Con los codos apoyados en la mesa, mueve los brazos y gesticula con las manos), Como dijo el Sr. (Luis) Barrionuevo (ex dirigente sindical y senador justicialista): “Si nos dejamos de robar dos años vamos a andar bien” (golpea el escritorio). Ahora, no compare Argentina con Uruguay. ¿O usted es un ignorante absoluto de la realidad argentina y de la realidad uruguaya? (vuelve a golpear el escritorio) ¿Ud. conoce la administración argentina? ¿Sabe cómo se manejan las cosas en Argentina? (Pega con la palma de la mano en la mesa) ¿Sabe la clase, volumen y magnitud de corrupción que hay en Argentina? (Levanta notoriamente el tono de voz)
-Nosotros lo vimos durante 10 años cuando el FMI nos prestó la misma plata… (Interrupción del Presidente)
-…Mire, señor. ¿Sabe una cosa? ¡Arregle su problema en Argentina! ¡Y no se meta con Uruguay! …


Datos extraídos del libro “Con los días contados” del periodista Claudio Paolillo, colección Búsqueda/Fin de Siglo.