martes 4 de octubre, 2022
  • 8 am

Latidos 13/02/2022

SALTO CIUDAD DE TURISMO
Así rezaba un viejo slogan cuando nos referíamos a Salto; después discutíamos si éramos o no, principalmente por carencias que teníamos (y tenemos) en determinados rubros. Quienes caminan por la ciclovía y transitan por la ruta, desde la cañada Doña Jacinta al sur, ven con desagrado como afea el paisaje (justo a la entrada de la ciudad y muy cerca de las termas de Daymán), los carteles gigantes que bordean la ruta mostrando un deterioro total, hechos girones. Seguramente la responsabilidad recaiga en el MTOP por ser ruta nacional, pero es responsabilidad de la intendencia pedir que se cuide un detalle que no es menor. Son tres carteles en iguales condiciones, alguno peor que lo que muestra la imagen. ¿Alguien se imagina este deplorable paisaje en la interbalnearia a Punta del Este? Seguramente no.
FÁCIL DE CORREGIR
Circulando por avenida Enrique Amorín con dirección al este, al llegar a avenida Rodó y tomar hacia el sur, es frecuente ver vehículos estacionados “a 45 grados” o “de punta” frente a un comercio allí existente. Esto provoca que al realizar el giro se encuentre con la parte trasera de los vehículos estacionados que invaden gran parte de la calzada, a veces son vehículos grandes, lo que complica más aún la circulación en una esquina que de por sí es complicada. Quizás el estacionamiento sea de esa forma, pero lo real es que complica, parecería que no debería ser lo correcto. Seguramente es para aprovechar más el espacio, pero… no deja de ser una situación a corregir.
ZONA DEL “BAGAYOPING”
Situación similar se da los fines de semana en la zona del “bagayoping” por calle Wilson Ferreira Aldunate. Ahí los vehículos estacionan al centro de las dos vías en 45 grados, pero hay lugares en que ese espacio es más reducido y los vehículos quedan con una parte sobre la calle. A eso hay que sumarle la impertinencia de los “cuidacoches” que se cruzan de un lado a otro sin mirar si viene un vehículo o no. ¿Es muy costoso poner en esos días inspectores en la zona para ordenar el tránsito y aleccionar a los usuarios? ¡Ni que hablar del tránsito por Juan H. Paiva! Ahí está prohibido estacionar, pero nadie respeta nada, incluso se estaciona en doble fila… es la ley de la selva.
EL TRABAJO NO ABUNDA…
…por cierto que no. Pero muchos se quejan y se dan cuenta cuando lo pierden. Por tanto quienes tienen uno o más trabajos deberían tener una premisa: cuidar su fuente laboral. Eso no parece ser así, la mayoría hacen lo que les conviene sin prestar atención si perjudican o no a la empresa que les paga el sueldo, algunos piensan que no es parte de su responsabilidad cumplir con el horario, otros con hacer un trabajo a medias creen que cumplieron, hasta que el patrón se cansa y decide mandarlos al seguro o despedirlos. El colmo fue un funcionario que planteó a su jefe entrar una hora más tarde de lo que la empresa le exigía, porque le quedaba incómodo. Se le negó, pero igual, al otro día, llegó una hora tarde. El funcionario fue despedido.