lunes 26 de septiembre, 2022
  • 8 am

Reglamentación de los servicios de taxímetros en Salto, decretada el 12 de diciembre del año 1957

Por Cary de los Santos
Mientras en Uruguay se desarrollaba la Revolución de 1904, en la romántica París, a Luis Renault, se le ocurrió establecer un servicio de taxis. Comenzó a funcionar con coches pequeños para taxis, de dos cilindros y dio origen, a la utilización de la palabra «taxi», que era la abreviación de taxímetro o medidor de tarifa. Estos coches que brindaban el servicio de «taxímetros», fueron los primeros con calefacción y cristales antideslumbrantes, el suelo era liso y contaba con amortiguadores especiales y estaban pintados con los colores rojo y verde para destacarse entre los demás automóviles de color negro. Estuvieron tan de moda, que eran solicitados por los particulares y era el sueño de muchas familias pudientes poder comprarse uno. Sin embargo, era un sueño imposible de cumplir, porque en los inicios del taxímetro, se utilizaban modelos exclusivos para el servicio de transporte público. Un servicio muy esmerado, atendido por mecánicos y chóferes uniformados con gorra de plato, enguantados, educados y atentos que abrían las puertas a sus clientes al abordar y abandonar el vehículo.
ANTECEDENTES DEL SERVICIO DE AUTOMÓVILES DE ALQUILER EN SALTO
El 13 de octubre de 1931, la «Asamblea Representativa» estableció el Decreto Nro.156, que establecía y regulaba los «Servicios de Automóviles de Alquiler con Paradas Establecidas». El Concejo de Administración Departamental a través de la Inspección Municipal tenía a su cargo llevar el «Registro de los Propietarios de Automóviles de Alquiler» y de fijar las paradas en distintos puntos de la ciudad del Salto Oriental. Este servicio duró muchos años y fue un complemento a los «Servicios de Autobús», aunque este último, siempre era más económico y popular, aunque, con el pasar de los años favoreció a que bajaran los precios de los vehículos, incidiendo en el aumento del parque motor en el Salto Oriental, favoreciendo y contribuyendo a qué él «Servicio de Autos de Alquiler», fuera un medio de transporte más accesible y no tan exclusivo de las clases más privilegiadas. El servicio brindado por los automóviles de alquiler, duró hasta el año 1957 cuándo se reglamentó el servicio de taxímetros en la ciudad de Salto.
UBICACIÓN DE ÉPOCA
En el año 1957, Salto había sido designada «Capital del Turismo» por los atractivos de los rápidos del Salto Grande y de sus tres islas. Sin embargo, en esa época los Concejales salteños, venían gestionando la formación de un centro de atracción turística, denominado «Termal Arapey». El día 1 de julio de 1957 el “Consejo Nacional de Gobierno” decreta otorgar al “Gobierno Departamental del Salto” con carácter de “comodato precario” una fracción de campo de aproximadamente 40 hectáreas, comprendida en la Fuente Termal del Río Arapey, perteneciente al Campo Militar N°5 de Arapey. Con la buena noticia las autoridades salteñas deciden construir moteles y mejorar la piscina existente, designando a los Arquitectos César Rodríguez Musmano y Francisco Lucas Caffré para la realización de un “Proyecto”. El constructor Elías Merjer, fue quién construyó los “primeros moteles” y remodeló la precaria piscina termal, dotándola con gabinetes higiénicos y vestuarios con revestimiento de azulejos y escaleras para ingresar directamente de los vestuarios al vaso de la piscina. Salto crecía ofreciendo buenos servicios de ómnibus de transporte urbano y suburbano de pasajeros y desde el centro de la ciudad salteña, partían las «bañaderas» llevando a los bañistas y turistas a las playas y balnearios salteños.
REGLAMENTACIÓN DE LOS
SERVICIOS DE TAXÍMETROS
En esa época la industria automovilística en el mundo había crecido muchísimo, incidiendo en mejores diseños, línea y comodidad en los automóviles construidos. Los servicios de taxis habían aumentado en las principales capitales del mundo, ofreciendo mejores comodidades y viajes con tarifas reguladas. Sin embargo, en Salto aún continuaba los servicios de «automóviles de alquiler», siendo atendido con automóviles sin aparato contador de precios o taxímetro (1). Sin embargo, los activos concejales salteños un 12 de diciembre de 1957 en sesión ocurrida en la sede de la Junta del Departamento de Salto, procedieron a reglamentar los «Servicios de Taxímetros» poniendo fin al clásico servicio de automóviles de alquiler con paradas establecidas.
NO PODRÁN CIRCULAR
AUTOMÓVILES SIN TAXÍMETROS
En el Artículo 2 de las disposiciones que regulaban los servicios de taxímetros, se dejaba claramente expresada la prohibición de la circulación de los automóviles que no tuvieran aparatos medidores. Así decía: «No podrán circular por la vía pública automóviles de alquiler que no estén provistos de aparatos taxímetros.» Sin embargo, en el Artículo 3 se autorizaba a los vehículos taxímetros de transportar de forma exclusiva a los pasajeros con sus equipajes y aquellos otros automóviles que no tuvieran aparatos taxímetros, en el caso de querer transportar pasajeros, debían tener autorización previa de las autoridades. El servicio de taxímetros, inicialmente fue regulado por la cantidad de automóviles que podían acceder al servicio, en un número de 81taxímetros establecido según las disposiciones del Reglamento de los Servicios de Taxímetros.
BIBLIOGRAFÍA
-Libros de sesiones y actas del Concejo de Administración Departamental de Salto – Años 1957 y 1958.