Domingo 25 de octubre, 2020
  • 8 am

“A la elección departamental no la ganó el Frente Amplio, la perdió el Partido Nacional”

Por Julio Aguirrezábal
Más tranquilo o menos tenso, sin aquel rostro adusto de hace algún tiempo cuando lo entrevistábamos, más sonriente, así vimos a este Andrés Lima en esta ocasión. Un Andrés Lima que es capaz de llegar a una casa abandonada, por las dudas si allí hay un votante para convencer, y que durante todos los días –haya o no elecciones- el busca conquistar el voto por convencimiento.
Luego de su victoria electoral nos concedió una entrevista, que no nos daba desde abril de 2018, donde habla de muchos temas de la campaña política y de sus intenciones para un segundo período al frente de la intendencia. Analizando fríamente los números que dejó la elección, Lima considera que más que ganar esta contienda electoral fue el Partido Nacional quien no la supo ganar. El intendente electo propone reducir la cantidad de cargos de confianza limitando el número de direcciones y eliminando las unidades y apuesta a tener un presupuesto propio y una buena relación con el legislativo departamental. Aclaró que viene ajustando los nombres que integrarán su gabinete, todos representantes del Frente Amplio. Lima dijo que su máxima aspiración es hacer una buena gestión y luego analizar la posibilidad de llegar al Senado de la República. Para eso apuesta fuerte al Puerto de Barcazas, la Central Hortícola del Norte y el desarrollo del proyecto El Milagro, sin descuidar las calles y las principales avenidas de acceso al casco urbano.


-¿Cuándo se dio cuenta que tenía la elección ganada?
-El sábado antes de la elección. Nosotros la última semana hicimos un par de encuestas internas y nos daban un punto a dos puntos de diferencia arriba. Nosotros ya teníamos la experiencia de Ramón Fonticiella en donde en los últimos 10 a 15 días hubo un corrimiento fuerte de electores del Partido Nacional que vieron que su candidato no llegaba y votaron a Coutinho para que el Frente Amplio no repitiera. Después teníamos la experiencia de hace 5 años en donde el Partido Nacional, que había votado 20 mil en octubre, termina votando 5 mil y poco, o sea un corrimiento de 15 mil votos salteños que votaron al Partido Nacional y que en mayo votaron a Coutinho y se definió por 1.300 votos. En base a la experiencia de estas dos elecciones anteriores, en el último mes hicimos, desde el 1º de setiembre hasta el día de la elección, un seguimiento a través de encuestas serias, nuestras; también teníamos las otras encuestas, las que salían en la prensa, como FACTUM, OPCIÓN y FOCUS, necesitábamos saber si se daba ese corrimiento. Y en ese último mes empezamos a entender el electorado, empezamos a detectar un corrimiento importante de votos desde el Partido Colorado hacia el Partido Nacional. Viendo ese corrimiento salimos fuertemente a la calle y llegamos a la última semana con un punto a dos arriba del Partido Nacional. Después lo que nos sorprendió fue que la última encuesta que recibí el viernes, a 48 horas de la elección, seguíamos solo dos puntos arriba y ahí hicimos una reunión con todos los grupos y les pedí que al otro día salieran a jugarse la elección casa por casa.
¿El jefe de campaña fue usted acompañado de un grupo?
-Sí, tengo un grupo de gente que trabaja, y que nos asesora. Todos están integrando algún sector e identificados. Algunos no públicamente, pero están todos identificados con la causa. Pero siempre la última palabra la tengo yo. El viernes a la noche dijimos: “mañana nos jugamos la elección” y salieron todas las listas el sábado, a las 8 de la mañana ya estaban en la calle, hasta la media noche y jugamos solos. No vimos a nadie del Partido Nacional, y del Partido Colorado nos cruzamos con algunas listas. Pero ese sábado, previo a la elección, desde la mañana hasta la medianoche, las 20 listas del FA trabajaron solas en la calle. Mientras nosotros rastrillábamos la ciudad buscando votos el PN preparaba el festejo para el domingo de noche, un error que les costó la elección.
-Si el margen era tan chico y el sábado los nacionalistas no salieron a la calle, ¿Era porque estaban seguros que ganaban? ¿Cómo analiza eso?
-Creo que a esta elección no la gané yo, la perdió el Partido Nacional. Nosotros hasta el último día teníamos encuestas y trabajamos. No sé si del otro lado hicieron el mismo trabajo, pero no los vi. Desde el momento que no se conforma una coalición departamental entre blancos y colorados vimos que teníamos mucha chance de ganar. El argumento más fuerte que teníamos para aspirar a la intendencia era que no hubiera coalición. Los números son claros, el Frente Amplio gana la elección con el 40 % y si uno suma la votación del Partido Nacional y el Partido Colorado es el 60 %, al no haber coalición nos dejaron todo a favor. Y lo otro que vimos es que no solamente no hubo coalición, sino que prácticamente nos dejaron correr libres, no se nos criticó, al contrario, se criticaban entre ellos y en especial de blancos a colorados. El único momento que nos preocupó fue sobre el final de la campaña, en el último mes, cuando vimos el corrimiento de un partido hacia el otro, ese momento fue en setiembre.
-En la elección nacional hubo una incidencia grande de Cabildo Abierto, pero acá algunos pensaron que Albernaz se llevaba más de 5 mil votos al PC y que Mari se llevaba los votos de Muller para el Partido Nacional, pero se olvidaron que Cabildo Abierto es Manini Ríos. ¿Algunos de esos votos fueron para usted?
-Sí, sin duda. Quienes pensaron que los votos de Cabildo se quedaban en el PN o el PC no se dieron cuenta que Cabildo es Manini, no tienen referentes locales. Creo que unos cuantos volvieron a votar al Frente Amplio. En el caso de la elección de octubre Cabildo Abierto se nutrió de votos frenteamplistas que por distintas razones no votaron al Frente Amplio. Para esta elección departamental no digo todos, pero unos cuantos volvieron a votar al Frente Amplio. En realidad nosotros le pedimos el voto prestado a la gente de Cabildo Abierto, lo mismo que a blancos y colorados. En setiembre fue la campaña centrada en el voto prestado, cuando termina el mes de agosto la conclusión que sacamos es: Ya está, el que es frenteamplista va a votar a Soledad Marazzano o a Andrés Lima. Ahora bien, no nos alcanza solamente con el votante frenteamplista, tenemos que salir a buscar votos prestados. Y eso fue lo que hicimos en el mes de setiembre, arrancamos con la campaña del voto prestado. Que dio resultados, porque la votación del Frente Amplio en setiembre superó la votación del partido en octubre. Es la primera vez en Salto que se da una votación en la departamental superior a la nacional, entonces el voto prestado funcionó.
-¿Incidió el Gobierno Nacional en la muy buena votación que tuvo el Partido Nacional? Digo muy buena porque saltaron de 6 mil votos a 32 mil.
-Sí, incidió. No en la votación nuestra, eso yo siempre lo dije, nosotros no íbamos a perder electorado porque viniera el Presidente o todo el equipo de gobierno. Sí iba a incidir en una mayor votación del Partido Nacional a expensas del Partido Colorado, eso lo tengo claro. Después que se suspende la elección de mayo veíamos que se podía definir con el Partido Nacional.

“Mientras nosotros rastrillábamos la ciudad buscando votos el PN preparaba el festejo para el domingo de noche. Un error que les costó la elección”

-¿Por qué en su caso no pidió apoyo presencial de dirigentes nacionales del FA?
-Porque teníamos fe en el trabajo nuestro. Teníamos confianza en nuestro trabajo y también teníamos la seguridad que la elección nacional es distinta a la departamental. Teníamos mucha confianza. Si bien el gobierno nacional termina teniendo incidencia en las elecciones departamentales, por una cuestión natural, aunque no hubiese venido ni Lacalle ni los ministros, incide tener el gobierno nacional y termina incidiendo en algún sector del electorado. Pero nosotros confiamos en que lo departamental es departamental y pesa la candidatura local. Además, siempre lo planteamos, que más allá de tener un Gobierno Nacional distinto, hemos demostrado en los últimos meses que se puede trabajar en conjunto y hay institucionalidad; también da esa tranquilidad a las Intendencias el Congreso de Intendentes. Tenemos muchísimos ejemplos de Intendencias que no son del mismo color que el gobierno nacional.
-La rendición de cuentas de su gestión no era nada favorable para su campaña, se confirmaba un déficit de 1.555 millones. ¿Qué se le pasó por la cabeza en ese momento?
-Que teníamos que salir a explicar la razón de la Rendición de Cuentas y fue lo que se hizo y también creo que tenemos que analizarlo con mayor tranquilidad. Pero también creo que la oposición no supo aprovechar este tema en la campaña.
-¿El llamado a sala del Intendente Noboa en la Junta Departamental fue aprovechado por Uds.?
-Lo aprovechamos mucho más que los otros. Creo que la Junta Departamental llama al Intendente Noboa con una intención y después el titular de ese llamado a sala al día siguiente, no fue que la Junta Departamental declaraba insatisfactorias las declaraciones de Noboa, sino que fue el superávit de la Intendencia de Salto. Por eso digo, nunca hay que subestimar.

“En la comunicación también fuimos más efectivos, supimos comunicar”

-Lo del superávit fue una “mentira”, entre comillas; manejaron un superávit entre enero y julio y no tomaron el total del ejercicio.
-(Se sonríe) No supieron capitalizar el llamado a sala. La comunicación nuestra fue mucho más efectiva. El tiempo y los espacios que tuvimos en los medios de comunicación fueron mucho más directos, más inteligentes, mucho más efectivos, no anduvimos con rodeos, fuimos derecho a lo que queríamos comunicar. En la comunicación fuimos más efectivos, supimos comunicar.
-Cuando asumió la Intendencia por primera vez tenía 825 millones de déficit, ahora inicia un nuevo período con más de 1.500 millones de déficit. ¿Cómo va a manejar esa deuda?
-Con una reestructuración del fideicomiso. Nosotros no estamos pidiendo aumentar el importe del fideicomiso que son 330 millones de unidades indexadas, sino un plazo mayor, 30 años, con eso logramos que la cuota de 170 millones se venga a menos de la mitad. Esa diferencia en la cuota de menos de la mitad nos deja casi 100 millones de pesos por año que se van a quedar en el departamento, eso nos va a dar una tranquilidad mayor.
-Hasta ahora había gobernado con un Gobierno Nacional afín, ahora va a gobernar con un gobierno de otro partido. ¿Qué expectativas tiene?
-Buenas. Si bien no integro el Gobierno Nacional y es de otro partido político, conozco a la mayoría de los integrantes. Incluso los conozco más y mejor que el propio Carlos Albisu, y eso es una ventaja muy importante.
-Mucho se ha hablado que la Intendencia está fundida, yo digo que las intendencias nunca se funden, siempre un salvavidas del Gobierno Nacional cae para salvarla. ¿Coincide?
-Sí, coincido. Las Intendencias tienen más o menos recursos y hay que saber revolverse como “gato entre la leña”, hay que saber también como administrar teniendo pocos recursos.

“Mi aspiración es hacer una buena gestión
y luego llegar al Senado de la República”

-¿Tiene definido el gabinete?
-No. Lo que está decidido es que va a haber una disminución importante de direcciones. Desaparecen las unidades, no va a haber subdirectores, va a ser mínima la estructura política. Creo que luego de la administración de Eduardo Minutti, que tenía 6 direcciones, ésta será la administración con menos estructura política y menos cargos de confianza. Actualmente hay 12 direcciones y yo las bajaré a 8 y no habrá subdirecciones. Por otro lado no quedará ninguna unidad y los cargos de confianza serán solo 9, el Secretario General y 8 directores más.
-¿Quienes estuvieron en el período anterior, ya sabe cuáles continuarán y cuáles no?
-Una mezcla de ambas cosas. Creo que siempre es bueno apostar a más.
-¿Gobernará solo con gente del Frente Amplio?
-Sí.
-¿Seguro que de otros partidos políticos no?
-Por ahora no. Lo que sí pensamos hacer es tender puentes, dialogar, a partir del resultado electoral el Frente representa el 40 % de las voluntades del departamento, es, en muchos casos de prioridades, consultar previamente al Partido Nacional y al Partido Colorado, porque me parece que hay algunas decisiones que se extienden en el tiempo y vamos a requerir esa consulta previa. Y si podemos llegar a acuerdos mejor. Creo que están dadas las condiciones para poder llegar a ese nivel de entendimiento. Por ejemplo, ya para el próximo jueves 8 de octubre mantendremos una reunión con Carlos Albisu.
-¿Gustavo Chiriff será el Secretario General de la Intendencia?
-(Piensa) Hasta hoy no tenemos nada decidido. Lo único que se ha definido es el organigrama.
-¿Qué obras relevantes piensa hacer?
-Creo que la obra más fuerte es el proyecto El Milagro que ya arranca el año que viene.
-¿Piensa apretar el acelerador con la reparación de calles?
-Sí, la prioridad va a ser la Avenida Manuel Oribe, Avenida Rodó y terminar Apolón de Mirbeck. En Termas del Arapey hay que hacer una nueva licitación, pero en lo que refiere a las calles de la zona urbana nos gustaría, después de 10 años, dejar pronta Avenida Carlos Reyles, Luis Batlle Berres, Manuel Oribe, Enrique Rodó y Apolón de Mirbeck. De esa manera redirigir todo el tránsito pesado por fuera de la ciudad, porque el tránsito pesado que entra por las Termas del Daymán llega a La Gaviota, que no entre por Gobernador de Viana, sino que tome el Bypass y desde allí según su destino, o continúe por Bypass hasta las rutas 3 o 31 o ingresa por Avenida Reyles, si va a Argentina por Reyles toma Rodó, Apolón y Luis Batlle Berres. Todo carpeta asfáltica, y los sacamos de la ciudad. Después pensamos hacer un trabajo fuerte en el casco de la ciudad. En este período hicimos algunas intervenciones en las calles Michelini, 1º de Mayo, Bilbao, Grito de Asencio, Acuña de Figueroa, la zona frente al Cementerio y Avda. Viera. Pero la idea es hacer una intervención más fuerte en el hormigón que tiene muchos años y se está desgastando por el tránsito cada vez mayor de la ciudad.
-En campaña propuso ceder terrenos para la construcción de viviendas y rebajar el valor de las multas. ¿Esas propuestas siguen en pie?
-Sí, seguro. Nuestra idea es mantener la propuesta de los terrenos y la rebaja de las multas en cuanto a infracciones de tránsito, salvo aquellas sanciones que sean impuestas por espirometrías positivos. En ese caso el monto de la multa se mantiene.
-Un día me dijo que se tenía mucha fe en la elección departamental porque nunca perdió una elección, y sigue sin perder. ¿Hoy, qué piensa de su futuro político?
-Hoy por hoy hacer un muy buen gobierno. Quiero que mi segundo período sea mejor que el primero. Después ver la posibilidad de llegar al Senado de la República, y después el tiempo lo dirá.