Salto, Miércoles 16 de Agosto de 2017

Signo de salvación

Columnistas | 18 Mar. Padre Martín Ponce De León
Nos entregaron un material para nuestra lectura.
En uno de los pasajes, de dicho material, se podía leer que el signo de nuestra salvación era la cruz de Jesús.
Me detuve leyendo ese pasaje puesto que me costaba aceptarlo.
No estaba plenamente convencido de que ese era el signo de nuestra salvación.
De aceptar tal cosa debía reconocer estar equivocado en mi visión de Jesús.
Presenté mi cuestionamiento y se me hizo una cita bíblica que remarcaba como cierta la afirmación del material entregado.
No me convenció el argumento presentado pero, como no estábamos reunidos para conversar sobre tal cosa, decidí callar para que la reunión siguiese por su cauce establecido.
Soy un convencido que el signo de nuestra salvación es “Dios se hizo hombre y habitó entre nosotros”
Esa realidad de comunión de lo de Dios con lo humano es el máximo signo de nuestra salvación.
Me resisto a aceptar a Dios “queriendo” la muerte en cruz de su Hijo para la salvación de los hombres.
Me resisto a aceptar a Dios necesitando el dolor y el sufrimiento como medio para la salvación de cada persona.
Me resisto a aceptar que ese sea el Dios que encontramos mediante Jesús.
El Dios que nos acerca Jesús es un Dios pleno de amor y, por lo tanto, todo lo que dice a Él dice de amor.
La cruz de Jesús es, sin duda, su signo del cuánto nos ama.
Pero es un amor que comenzó a manifestarse al hacerse hombre.
Mirar la cruz como el momento de su muerte es, si se quiere, muy cómodo y muy sencillo.
Es una realidad que vivió Él y no nos espera, hoy en día, necesariamente.
Mirar la cruz como una manifestación del amor que espera vivamos es, eso sí, muy complejo y exigente ya que nos involucra en nuestra ser de cristianos.
Hacerse hombre es asumir todo lo nuestro como camino de realización y, así, de salvación.
Nada de lo que atañe a nuestro ser de personas es ajeno a nuestra salvación.
Por ello es que nuestra vida como intento de coherencia hace y dice de nuestro camino de salvación.
Se hizo hombre para mostrarnos la manera de actuar y vivir que nos conduce a la salvación que es una forma de decir a nuestra realización.
No nos realizamos en cuanto encerrados en nosotros mismos.
Con honestidad y verdad debo preguntarme cuánto de mi tiempo diario dedico a los demás y allí estaré respondiendo de mi identidad con Jesús.
No nos realizamos en cuanto disponibles y en espera.
Debemos tener una actitud de búsqueda y de salir al encuentro de las necesidades de los demás para saber de nuestra comunión con Jesús que obró de esa manera.
No nos realizamos en cuanto dueño de la verdad.
Debemos saber adquirir una actitud de respeto sobre los caminos de los demás sin pretender imponer a los demás nuestra postura puesto que así actuó Jesús en su relación con los demás.
El hacerse Dios hombre hace que lo nuestro sea, como Jesús, camino que conduce a Él y, por ello, signo de nuestra salvación.

Imágenes de Salto

Diario Cambio - Brasil y Viera - Salto - Uruguay | Tel: 598 73 33344 - 598 73 35045 - Fax: 598 73 32579 | Email: diariocambio@adinet.com.uy