Salto, Domingo 19 de Noviembre de 2017

Charla con jóvenes

Columnistas | 11 Nov. Cr. Rodrigo Goñi
A raíz de una entrevista que para un trabajo liceal unos muchachos me realizaran, y que versara sobre la educación que reciben y las posibilidades que esta les brinda para su inserción laboral, surgieron algunas reflexiones que quiero volcar en esta nota.
Lo primero que les manifesté es que la educación les debe preparar para la vida, en especial para el trabajo, porque sin éste, aquella es muy difícil, y que en tal sentido me parecía que no lo estábamos haciendo bien.
El mundo del trabajo, en especial ese que se remunera bien, y por el cual vale la pena estudiar, gira cada vez más en torno a cuatro materias, a saber, matemáticas, física, química y biología.
Notoriamente son materias a las que en general los jóvenes no le sienten mayor apego, más bien, aversión, y que ésta se debía a que no entienden las materias, y que descartando el que en general los jóvenes sean de pocas luces, debíamos concluir en que tales materias no estaban bien explicadas y que probablemente también influyera, el que desde muy chicos la educación recibida no era proclive a entrenar los cerebros en el razonamiento, sino más bien en la absorción de conocimientos dados y memorizables.
De manera que tenemos fallas en el sistema de educación, y lamentablemente no vemos preocupación de los educadores en tal sentido, sino más bien percibimos una propensión a preservar el estado de las cosas.
Les decía que para educar teníamos que tener claro de qué disponemos, y hacia donde queremos dirigir los esfuerzos nacionales, y tampoco aquí tenemos consensos nacionales que nos permitan introducir los cambios necesarios.
Si miramos nuestro departamento, el ingreso de dinero viene dado por lo que Salto produce y vende, que se distribuye entre los salteños a través del comercio, tanto de bienes como de servicios, en donde se destacan los servicios educativos, informáticos y turísticos y que el crecimiento más fácil y que requiere menor inversión, es precisamente el informático, porque lo que requiere básicamente es invertir en la formación de la mente, y que de nuevo, es en lo que más fallamos.
Y otra premisa básica, es que no puede ser que Uruguay viva de espaldas a aquello que genera su principal riqueza, y no solo de espaldas, sino que vastos sectores vivan en estado de animadversión hacia los sectores productivos de la agropecuaria en general. Comprender que el desarrollo nacional depende en mayor medida, e insustituiblemente por ahora, de la suerte del sector primario de la economía y que por tanto, buena parte del énfasis educativo debe estar relacionado con las materias que propicien el desarrollo y la inserción laboral en estos sectores es fundamental.
De manera tal que les tuve que reconocer que nuestra generación, que hoy prepara sus hijos para el futuro, no lo hizo tan bien como las anteriores generaciones de nuestros padres y abuelos, y que el legado de frustración ante el conocimiento, y de deudas que les estábamos dejando, no era justo, y que si alguna forma de reivindicarnos tenemos, es precisamente encarar ya un gran cambio en la educación, concensuado entre todos, para que se transforme en una política de estado, sostenida hacia el futuro.

Imágenes de Salto

Diario Cambio - Brasil y Viera - Salto - Uruguay | Tel: 598 73 33344 - 598 73 35045 - Fax: 598 73 32579 | Email: diariocambio@adinet.com.uy